Black Eyed Peas, la fiesta continúa

El grupo pop-rap, huérfano de la carismática voz de la cantante Fergie, demostró capacidad de convocatoria y eficacia festiva en la primera jornada del décimo Cruïlla

La energía de The Black Eyed Peas enciende la mecha del décimo festival Cruïlla, en Barcelona.

La energía de The Black Eyed Peas encendió la mecha del décimo festival Cruïlla, en Barcelona.

¿Cómo ha encarado Black Eyed Peas la vida sin Fergie, la cantante que los acompañó en sus días de consagración popular? Pues regresando, tras unos años de reflexión, al sonido de su época pre-Fergie, la de discos como ‘Behind the front’ y ‘Bridging the gap’, más orientados al hip hop positivo. En el disco ‘Masters of the sun vol. 1’, suenan más a De La Soul o A Tribe Called Quest (de hecho, se oye a miembros de ambos grupos) que al ubicuo híbrido de pop, rap y EDM en el que acabarían convertidos.

Eso sí, quizá por los discretos resultados comerciales del álbum, en directo Black Eyed Peas siguen siendo el híbrido citado, con la joven Jessica Reynoso (finalista de la versión filipina de ‘La voz’) sustituyendo a Fergie en los ganchos vocales. Saben que quizá sea la forma más eficaz de poner patas arriba un festival. En la jornada inaugural del Cruïlla, el jazz-rap brilló bastante por su ausencia.

¿Pueden realmente BEP tener una vida sin Fergie? Al principio de la actuación, se echó en falta a aquella voz carismática, sobre todo porque los raperos will.i.am, apl.de.ap y Taboo tardaron en estar acompañados por Reynoso, a la que parecía oírse levemente desde detrás del escenario. Faltaba el contrapunto más pop y femenino. Faltaba también cierto espectáculo: al contrario que en su anterior y aparatosa actuación en Catalunya (en el estadio del Espanyol, en el 2010), aquí no había láseres, vestuario bizarro, troupe de bailarines robóticos… Solo vistosos visuales.

Fuente: www.elperiodico.com